Apostamos por la introducción de cereales integrales


Cereales integrales en el comedor escolar

Una de las novedades que incorporan los menús de este año es que se ha incrementado la periodicidad del consumo de pan integral. A partir de este curso, los niños y niñas comerán una vez por semana. De esta manera continuamos apostando por la introducción progresiva de cereales integrales, tanto en el pan como en la pasta o el arroz.

Los alimentos elaborados con cereales integrales tienen más vitaminas y minerales que los refinados o blancos. Por ello, conviene aumentar su consumo. Entre los beneficios para la salud de los niños encontramos que:

• Son ricos en vitaminas del grupo B y minerales como el magnesio o el potasio, necesarios para su desarrollo físico y para afrontar su desgaste intelectual.
• Aumentan nuestra sensación de saciedad a través de su aporte de fibra soluble.
• Regulan el tránsito intestinal y actúan como protector digestivo mediante la fibra insoluble.
• Nos aportan carbohidratos complejos, los nutrientes que nos dan energía durante horas.
• Ayudan a regular los niveles de insulina en sangre.
• Contribuyen a prevenir algunas enfermedades como las cardiovasculares o la diabetes.

Volver