fbpx

Cerca de 30 años en casa, Elvira es una de las cocineras de referencia y más experimentada en todo el que comporta hacerse responsable de un comedor de escuela. Con bastante carácter y espíritu abierto, tiene el empujón para resolver los retos que se le plantean y siempre está dispuesta a echar una mano a quien lo necesita.

Cuando preguntas sobre su trabajo nos habla con mucho orgullo. Y, al recordar su primer contacto con el mundo de la hostelería, te habla de sus comienzos a la barra del restaurante de unos tíos en Barcelona. Una primera experiencia que ya le dio la oportunidad de saber que la cocina le interesaba tanto como para dedicarse. Fue entonces que aprendió a elaborar sus primeras empanadas.

Además de la cocina, la otra gran pasión son las criaturas. “Los niños me dan vida y lo noto mucho cuando no los tengo cerca” explica. Y es que Elvira entiende el hecho de trabajar con los niños como una verdadera vocación.

 ¿Qué momento te viene a la memoria cuando piensas en Campos Estela? ¿Nos explicarías una anécdota?

Recuerdo mucho cuando  el Jefe, Pepe, y  Martí, de jovencito, venían a comer con nosotros todos los viernes. Era un momento que esperábamos toda la semana. Ahora también lo hacen, de vez en cuando, y cuando sabemos qué día vendrán a vernos para comer juntos estamos deseando que llegue el momento. De los primeros tiempos otro momento esperado eran las excursiones que echábamos de la escuela el fin de semana para hacer una barbacoa todos juntos.

¿Si tuvieras que describir Campos Estela en pocas palabras cuales elegirías?

Mi familia. Y lo digo de todo corazón. Nos hemos apoyado mucho los unos en los otros en muchos momentos a lo largo de todos estos años.

¿Qué crees que ha cambiado más de la empresa (o de los comedores escolares) durante todos estos años?

Muchos padres que venían en la escuela de pequeños ahora llevan sus hijos y recuerdan algunos platos que hacíamos antes y ahora no tenemos costumbre de preparar. Recuerdan, por ejemplo, una albóndiga gigante que hacíamos con ajo y perejil. Después la cortábamos a lonchas, como si fuera un bistec ruso.

¿Nos explicarías un juego de mesa de los clásicos para que lo podamos recuperar en las escuelas con los niños?

Me vienen a la cabeza los de toda la vida como el parchís o las damas. Ahora, los días que llueve, estos juegos todavía son un éxito y los niños se entretienen mucho. A veces también juegan a cartas, las que llevan de casa. Hace unos años hicimos un barco pirata hecho de cartón y fue un éxito. Y algunos niños también recuerdan cuando reprodujimos en el patio de la escuela el camino de Santiago. Incluso hicimos bastones con la concha del peregrino.

¿A qué te gustaba jugar al aire libre cuando eras pequeña?

Un juego que todavía se estila, la rayuela.

¿Cuál es el plato más característico de la casa o que te gusta más?

Muchos recuerdan las croquetas caseras. Las preparábamos sobre todo el día después de que cocinábamos caldo de pollo. Los purés de verduras también gustaban bastante a los niños. Y actualmente es uno de los mejores platos porque se acostumbran a la verdura. Los preparamos sin sofrito, de forma muy natural, y añadimos aceite crudo en el momento de triturar. Las lentejas también es uno de los platos tradicionales que los niños comen bastante bien.

Un deseo para el futuro.

Salud para seguir adelante.

Blog

Facebook

Copyright © 2019 Campos Estela - Serveis de restauració | Todos los derechos reservados | Privacidad y Cookies | Acceso a recibos | Acceso a pedidos